Hola amigos, deciros, que "en el campo a la derecha", es un proyecto de blog de fotografía, que bueno, su mayor intención es mostrar una mirada, desde la emoción, desde la sensación, desde la sorpresa y el atractivo que suele acompañar cualquier momento de naturaleza.

A mi me servirá todavía de más, de mantener un hilo directo con amigos y con cualquier otro "aficionao" que con sus comentarios quiera participar en éste, como herramienta para hacer lo que siempre hice muy poco, que fue escribir, y bueno, como galería para mostrar, no diría un trabajo, sino una diversión acompañado de la más sana de las amistades, la naturaleza.

También me gustaría decir que la mayor parte de éstas fotografías fueron tomadas aquí, en las cercanías de mi pueblo, en Constantina, en la Sierra Norte de Sevilla, a orillas del Huéznar, del Guadalvacar, del Rihuelo y del Bonagil, ... de Puche, !! donde mismo arranca "papafrita" !!. ... Verás, como os lo explicaría yo mejor : ... en el campo, ... a la derecha.


Salud, saludos, ... y gracias por acompañarme.



viernes, 22 de julio de 2016

Rubio y colorao, (Gyps fulvus)


                                       La bestia ya se había convertido en carroña. Estaba muerto, rígido y helado, y no se podía hacer nada por él. (Emily Brontë)

                                                                 Allí llegaron buitres.


Pinchar sobre la foto para ver mejor.

4 comentarios:

  1. Parece que viene de la guerra.. Mu buena.. :-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Ana, no te equivocas mucho, se formó una pelota de buitres de las gordas, tanto y tan cerca que tuvimos que olvidarnos de las fotos y empezar a mirar por el equipo, ... !! te arrollaban !!. Gracias por pasar amiga, un saludo.

      Eliminar
  2. Cuando tienen hambre, no hay quien los pare. Magnífico primer plano y desenfoque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cándido, si, una vez que se deciden no paran los joios. Ese día de cualquier manera tardaron en bajar y tengo que decir que me dio hasta para preguntarme a mí mismo; me llamó la atención por decir algo, como dos o tres buitres, pioneros, que llegaron a ubicarse en ramas colindantes a la carroña, (estaba amaneciendo), no se beneficiaron de ésta teniendola delante hasta pasar seis o siete horas que fue entonces cuando decidió a tirarse el grupo. En ese intervalo decir que dio tiempo a que se juntasen en esas térmicas todos los buitres de la comarca y más, hasta que se diese el caso, que éstos, que pudieron haberse dado un festín en solitario tremendo, fuesen al final tan desgraciados de quedarse ellos en esa trifulca que se monta, sin comida alguna. ... No sé, quizás lo normal sería no llegar discernir sobre éstas cosas, pero bueno, son detalles que siempre parecen indicar algo del equilibrio tan puro y tan sano que marca la naturaleza. Un saludo amigo

      Eliminar